Archivo de la categoría: Opinión

Sobre la Ballena Azul, y otros juegos de la muerte

Entendiendo como actúa el juego, para prevenir

Ballena2-PhotoRack_net

“La Ballena Azul” ya está formalmente en Latinoamérica y sabemos de ella gracias a las redes y los medios que prácticamente desde el pasado 24 de abril han alertado de su presencia en Colombia, sobre todo porque el juego ya cobró sorpresivamente tres víctimas y se preveen otras más.

El juego va dirigido a nuestros hijos, tomándoselos para sí en calidad de jugador y luego convirtiendolos en-víctimas. Su detección por los adultos no es fácil, y los medios de control social -incluidas la policia y otras entidades-, no bastan para evitar su difusión.

Dada esta connotación, RedRayuela publica hoy “La Estrategia de la Ballena Azul“, unas páginas que surgen a partir de la reflexión personal del autor, y que pretenden ayudar a entender la naturaleza del juego facilitando algunos elementos para iniciar el análisis de la situación local, de forma que se den respuestas más adecuadas frente al riesgo que significa para nuestros hijos.

Invitamos a su lectura y a enriquecerlas con sus aportes y experiencia.

Este riesgo no puede menospreciarse, y menos ignorarse, pues su resultado, cuando se dá, es irreversible: termina con la muerte o lesión del menor.  Por la misma razón, implica un trabajo en equipo, que involucra familia, escuela y comunidad local.

[ ver “La Estrategia de la Ballena Azul“]

RedRayuela / 2017


Sobre la imagen: photorack.net
http://photorack.net/index.php?action=showpic&cat=77&pic=14447

Anuncios

El intercesor, figura central por derecho propio.

Todos tenemos nuestra propia visión del mejor sistema educativo, creado con base en nuestra propia experiencia de usuarios,  y en el acervo documental que generalmente por casualidad o por influencia de alguna campaña publicitaria dirigida, leemos. En esa diversidad de opiniones y pareceres, siempre destaca un actor en primera línea:  el alumno, que se interpreta como el objeto del sistema educativo. Sin alumnos, la escuela o colegio no tiene mayor sentido.  Sin embargo, existe un personaje menos visible pero mucho mas importante por lo central para el sistema: el maestro.

Se trata entonces, de elucubrar un sistema educativo donde, a partir de reconocerle al intercesor, maestro o docente un rol de guía mejor definido y menos aparente, virtualmente responsable de los avances y logros de nuestros hijos, y totalmente interrelacionado con el medio, podamos generar una sociedad propositiva ante las dificultades, solidaria para con las diferencias, con actitud y empuje cuando hay que superar retos, respetuosa del otro, responsable para con sus miembros, pero sobre todo autogestionable, autoregulada y devota del autocuidado.

Sin duda el maestro que se vé y se siente como el centro del universo educativo,  gana en actitud, profesionalismo, conocimiento, se actualiza e importa inteligentemente nuevas tendencias, y potencia su capacidad de interactuar proactivamente con el medio social en el que habitualmente se desenvuelve.  Se torna propositivo, fiable, creativo, colaborador, con autocrítica y gran sentido de avance, de tal forma que el objeto de su trabajo -el alumno- siempre se beneficiará exponencialmente de su contacto.

En el texto que aquí presentamos, se identifican ocho elementos que se oponen persistentemente a que tengamos un sistema cuyo centro sea ahora el maestro y no el alumno, y se invita a  la discusión para lograr un cambio en el punto de vista tradicional de los tres actores mejor identificados -a saber, familia, colegio y el propio maestro- quienes negándose a este giro lo único que logran es entorpecer un mayor avance de nuestros hijos, en términos de creatividad, comunicación o lenguaje, y pensamiento.

Leer  “El maestro intercesor, figura de la escuela y el sistema”, en este blog.

 

OttoJ./RedRayuela