Archivo de la etiqueta: Crítica y opinión

El intercesor, figura central por derecho propio.

Todos tenemos nuestra propia visión del mejor sistema educativo, creado con base en nuestra propia experiencia de usuarios,  y en el acervo documental que generalmente por casualidad o por influencia de alguna campaña publicitaria dirigida, leemos. En esa diversidad de opiniones y pareceres, siempre destaca un actor en primera línea:  el alumno, que se interpreta como el objeto del sistema educativo. Sin alumnos, la escuela o colegio no tiene mayor sentido.  Sin embargo, existe un personaje menos visible pero mucho mas importante por lo central para el sistema: el maestro.

Se trata entonces, de elucubrar un sistema educativo donde, a partir de reconocerle al intercesor, maestro o docente un rol de guía mejor definido y menos aparente, virtualmente responsable de los avances y logros de nuestros hijos, y totalmente interrelacionado con el medio, podamos generar una sociedad propositiva ante las dificultades, solidaria para con las diferencias, con actitud y empuje cuando hay que superar retos, respetuosa del otro, responsable para con sus miembros, pero sobre todo autogestionable, autoregulada y devota del autocuidado.

Sin duda el maestro que se vé y se siente como el centro del universo educativo,  gana en actitud, profesionalismo, conocimiento, se actualiza e importa inteligentemente nuevas tendencias, y potencia su capacidad de interactuar proactivamente con el medio social en el que habitualmente se desenvuelve.  Se torna propositivo, fiable, creativo, colaborador, con autocrítica y gran sentido de avance, de tal forma que el objeto de su trabajo -el alumno- siempre se beneficiará exponencialmente de su contacto.

En el texto que aquí presentamos, se identifican ocho elementos que se oponen persistentemente a que tengamos un sistema cuyo centro sea ahora el maestro y no el alumno, y se invita a  la discusión para lograr un cambio en el punto de vista tradicional de los tres actores mejor identificados -a saber, familia, colegio y el propio maestro- quienes negándose a este giro lo único que logran es entorpecer un mayor avance de nuestros hijos, en términos de creatividad, comunicación o lenguaje, y pensamiento.

Leer  “El maestro intercesor, figura de la escuela y el sistema”, en este blog.

 

OttoJ./RedRayuela