Archivo de la categoría: Familia

Sobre la Ballena Azul, y otros juegos de la muerte

Entendiendo como actúa el juego, para prevenir

Ballena2-PhotoRack_net

“La Ballena Azul” ya está formalmente en Latinoamérica y sabemos de ella gracias a las redes y los medios que prácticamente desde el pasado 24 de abril han alertado de su presencia en Colombia, sobre todo porque el juego ya cobró sorpresivamente tres víctimas y se preveen otras más.

El juego va dirigido a nuestros hijos, tomándoselos para sí en calidad de jugador y luego convirtiendolos en-víctimas. Su detección por los adultos no es fácil, y los medios de control social -incluidas la policia y otras entidades-, no bastan para evitar su difusión.

Dada esta connotación, RedRayuela publica hoy “La Estrategia de la Ballena Azul“, unas páginas que surgen a partir de la reflexión personal del autor, y que pretenden ayudar a entender la naturaleza del juego facilitando algunos elementos para iniciar el análisis de la situación local, de forma que se den respuestas más adecuadas frente al riesgo que significa para nuestros hijos.

Invitamos a su lectura y a enriquecerlas con sus aportes y experiencia.

Este riesgo no puede menospreciarse, y menos ignorarse, pues su resultado, cuando se dá, es irreversible: termina con la muerte o lesión del menor.  Por la misma razón, implica un trabajo en equipo, que involucra familia, escuela y comunidad local.

[ ver “La Estrategia de la Ballena Azul“]

RedRayuela / 2017


Sobre la imagen: photorack.net
http://photorack.net/index.php?action=showpic&cat=77&pic=14447

Anuncios

El problemita del Internet y las TICs a la mano

school-1223872_1920
A lo largo de estos últimos años nos vemos comprometidos con más frecuencia por la poco gradual pero sí forzosa inclusión en la vida familiar y personal de diversas tecnologías de comunicación e información (v.gr. el computador con sus accesorios y modelos; el celular, con sus redes de contactos y multimedia; el internet con su web que [casi] todo lo tiene; y mas recientemente el smart-phone, smart-tv, pulseras, relojes, gafas y otros accesorios que vuelven todo globalizado y cada vez mas interactivo),  y se nos invita a usarlas aunque nos intimide y se nos avasalle especialmente si notamos que son acumulativas, es decir que aparecen sin que una tecnología nueva signifique el abandono de la previa.

Ello nos deja a todos sin adaptarnos adecuadamente, con saltos intergeneracionales referidos mas al como funcionan que a como se usan en provecho.

Y esto se ve bien en la escuela que clama a gritos por  un cambio urgente de perspectiva docente en este sentido, sin importar el tipo de escuela,  su tendencia, o si sigue o no la guía de algún modelo de  educación en particular.

Es un punto donde la universidad aún no despierta a formar e imponer docentes que integren las tecnologías de comunicación e información con el significado útil y práctico de la palabra “enseñar”, ahora transformada más en “apoyar y dar sentido” al mundo infinito de datos traducidos muchas veces de manera imprecisa y confusa; mundo más que  vedado para la gran mayoría de los padres de familia y acudientes, ubicados ya en la posición del aprendiz y menos en la del apoyo efectivo, en gran parte por la persistente desconexión bidireccional que se mantiene con la escuela.

Parte de este hecho aparece bien relatado en este breve artículo tomado de RedesIB (quien a su vez lo refiere como aparecido en “La Nacion” de Argentina) escrito por Umberto Eco (1932-2016), y que invitamos a leer despacio: “De que sirve el Profesor?”, pues tocará entenderle un poco más fisgoneando entre lineas para ver si tal cuestión aún se aplica en nuestro entorno inmediato.

RedRayuela/OttoJ

 

—————–
ANEXO:  Es bueno saber que…

La evolución de la tecnología en el ámbito de la educación, ha generado tendencias también evolutivas como respuesta de adaptación a una oferta antes impensable: así por ejemplo, se nos menciona que para el caso de las TIC ya se habla de TEP o “Tecnologías del Empoderamiento y la Participación”, habiendo pasado por la apropiación de las mismas en el contexto educativo (TICE o “TIC para la Enseñanza”).

Un interesante “Protocolo TICE para docentes” que se puede consultar online, nos muestra un resumen de pautas de seguridad y etica aplicables a la mayoría de nosotros, y que incluyen recomendaciones universales como por ejemplo, evitar fotografiar el rostro del menor y no facilitar reconocer la institución en la imagen, junto a pautas mas obvias como el respeto al derecho de autor y al concepto del trabajo colaborativo.

Imagina descubrir un continente tan vasto que puede que sus dimensiones no tengan fin. Imagina un nuevo mundo con tantos recursos que toda nuestra ambición futura no los pueda agotar; con más oportunidades que emprendedores para explotarlas; un estado peculiar que se expande con el desarrollo. (…)Imagina un lugar donde los intrusos no dejan huella, donde los bienes pueden ser robados un número infinito de veces y permanecer, al mismo tiempo, en las manos de sus dueños. Un lugar donde negocios que nunca has escuchado pueden apropiarse de tus asuntos personales, donde sólo los jóvenes se sienten en casa, donde la física es la del pensamiento y no la de los objetos, donde todo el mundo es tan virtual como las sombras de la caverna de Platón (1)”.

(1) Jhon P. Barlow. “Electronic Frontier: Coming into the country”, citado y traducido en “Tus 10 mandamientos digitales: formando un criterio para la vida en el ciberespacio (guía de apropiación)” [ver]  que a su vez es parte de un proyecto pluri-institucional liderado desde RedPaPaz (Colombia).

 

El intercesor, figura central por derecho propio.

Todos tenemos nuestra propia visión del mejor sistema educativo, creado con base en nuestra propia experiencia de usuarios,  y en el acervo documental que generalmente por casualidad o por influencia de alguna campaña publicitaria dirigida, leemos. En esa diversidad de opiniones y pareceres, siempre destaca un actor en primera línea:  el alumno, que se interpreta como el objeto del sistema educativo. Sin alumnos, la escuela o colegio no tiene mayor sentido.  Sin embargo, existe un personaje menos visible pero mucho mas importante por lo central para el sistema: el maestro.

Se trata entonces, de elucubrar un sistema educativo donde, a partir de reconocerle al intercesor, maestro o docente un rol de guía mejor definido y menos aparente, virtualmente responsable de los avances y logros de nuestros hijos, y totalmente interrelacionado con el medio, podamos generar una sociedad propositiva ante las dificultades, solidaria para con las diferencias, con actitud y empuje cuando hay que superar retos, respetuosa del otro, responsable para con sus miembros, pero sobre todo autogestionable, autoregulada y devota del autocuidado.

Sin duda el maestro que se vé y se siente como el centro del universo educativo,  gana en actitud, profesionalismo, conocimiento, se actualiza e importa inteligentemente nuevas tendencias, y potencia su capacidad de interactuar proactivamente con el medio social en el que habitualmente se desenvuelve.  Se torna propositivo, fiable, creativo, colaborador, con autocrítica y gran sentido de avance, de tal forma que el objeto de su trabajo -el alumno- siempre se beneficiará exponencialmente de su contacto.

En el texto que aquí presentamos, se identifican ocho elementos que se oponen persistentemente a que tengamos un sistema cuyo centro sea ahora el maestro y no el alumno, y se invita a  la discusión para lograr un cambio en el punto de vista tradicional de los tres actores mejor identificados -a saber, familia, colegio y el propio maestro- quienes negándose a este giro lo único que logran es entorpecer un mayor avance de nuestros hijos, en términos de creatividad, comunicación o lenguaje, y pensamiento.

Leer  “El maestro intercesor, figura de la escuela y el sistema”, en este blog.

 

OttoJ./RedRayuela

Para Iniciar el Año 2016

Sin proponérmelo, hace unos dias leí en El Tiempo del 03 de febrero un artículo mencionando tangencialmente a mi padre ya ausente, Aníbal Jurado. (Alfonso Gomez Mendez: Mis recuerdos del padre Camilo)

Mas allá del inevitable agradecimiento al autor, y del orgullo, recuerdo y sentimiento filial por la mención, me parece importante reconocer ahora -época de tanto cambio- el trascendental rol que juega en el destino histórico de las personas cada guia, comunicador e intercesor existente, así como su  influencia temporal en cada estudiante y su familia, que va generando cambios imperceptibles pero importantes que deberían ayudar a que mas adelante se tengan verdaderos agentes deconstructores y renovadores para nuestra sociedad.

Evoco al respecto las palabras de uno de mis hijos inspirado por la lectura: “…asi como hoy Gomez Mendez lo recuerda (a mi abuelo), cuantos más tendrán en sus recuerdos al profesor, el rector, el vecino? Cuántas veces y de que formas habrá podido influir su figura o pensamientos en ellos? En que procesos trascendentales  habrá participado? Su huella  visible es una. La que tenemos. Qué tan grande es su legado invisible y quiénes podrían dar cuenta de este?”

Una reflexion que creo aplica ampliamente en todos ustedes los dedicados a enseñar y a acompañar la generación y apropiación del conocimiento.  Siempre se les reconoce y agradece.  Siempre se les recuerda. Hasta les tienen formalizado un dia al año, en gratitud social.

Pero, al igual que preguntó el nieto por mi padre, y sin demeritar la labor, resulta importante cuestionarse aún en vida, cuál es el alcance y verdadero impacto de ese breve pasar por las vidas de los chicos y la sociedad.  Y también observarse si se actúa como guía,  intercesor, factor de estímulo y promotor, todo a la vez.

Un saludo a todos.

OttoJ.