Archivo de la categoría: Obituario

Una Nota Triste: Carlos Francisco Álvarez

Ha partido de este mundo uno de nosotros, abruptamente -como suele suceder-, pero sobre todo, a edad muy temprana, como uno nunca espera que suceda. El ineludible curso de una rápida enfermedad, nos ha dejado atónitos y sin palabras. Alterados. Recapacitando. Evocando.

Segada la vitalidad y la armonía que trascendía su ser, Carlos Francisco Álvarez (grupo Samadhi, promoción 2017) será recordado por sus amigos, compañeros, maestros intercesores, y por los demás miembros de la comunidad Rayuela, a quienes acompañamos hoy en su pena.

Imposible describir y menos imaginar el dolor de sus padres ante la pérdida del amado hijo, en un momento de la vida en que la esperanza y la ilusión anidan contagiosa y habitualmente en los corazones de nuestros jóvenes.

A ellos -padres, familia y comunidad Rayuela-, nuestra voz de aliento con la seguridad de que incluso un breve momento de contacto fué suficiente para impregnar la vida de quienes tuvieron la fortuna de compartir con Carlos Francisco.

Valoramos su breve legado, y no dudo que la gran familia Rayuela mantendrá su memoria de manera que perdure activa por mucho más tiempo.

Descanse en Paz.

Otto Jurado /RedRayuela (2018, Ene-02)

Invitación exequias (Rayuela-Tunja)
Imagen tomada de FPR Fundación Pedagógica Rayuela


Anuncios

Un momento para Jafet

Hoy con tristeza registramos la muerte temprana de Jafet, quien durante muchos años fué un personaje central de la Fundación Pedagógica Rayuela, donde fungía como auxiliar, portero, compañero de juego, cuidador desinteresado, ayudante espontáneo, conversador sencillo pero ávido, reto de paciencia para algunos,  verdadero colaborador, y aún orador decidido para la Fundación Rayuela.

Jafet3bJafet fué inspiración de varios, reto para comprender de muchos,  de fácil trato, abierto y franco por naturaleza, con una sensibilidad que a veces le dificultaba la relación con los adultos que le rodeaban,  pero en definitiva, un modelo exitoso de adaptación resultado quizás de su historia personal en la Fundación Rayuela que le acogió, y su paso previo por la educación especial en alguna institución especializada – a la que él se refería con frecuencia, con orgullo y cariño – ubicada en la edificación del así llamado “antiguo hospital de Tunja”.

Su tiempo era su propio ritmo a veces asíncrono, y también fué el tiempo de todos los que le trataron, grandes y chicos; fué la evidencia vívida de que cada uno de nosotros impregna con su ser a los demás sin proponérselo, y del cómo con un simple contacto espontáneo nos vemos inmersos en algunas vidas que apenas sí tocamos.

Desde aquí, enviamos un abrazo lleno de solidaridad, acompañando y compartiendo la tristeza de su repentina ausencia, para su familia, amigos y aquellos que le conocieron y trataron.

Algunas notas de despedida en:
Blog Rayuela-Tunja: Jafet: “El niño mas grande en rayuela”.
La FPR en Facebook:  https://www.facebook.com/rayuela.tunja

OttoJ / RedRayuela